Fiebre

QUERER CON LAS MANOS - MASAJE INFANTIL

Cuando hablamos de masaje infantil hablamos de vínculo. No importa la escuela o el modelo que sustente los distintos tipos de masaje, todos coinciden en este punto.

Existe un vínculo primero, biológico, que suele producirse de forma natural en los primeros minutos/horas de vida. Es la conexión que se produce entre un bebé y su madre/padre en una relación única e íntima.

Tal vinculación mutua es alimentada día tras día con distintos intercambios e interacciones. Si la vinculación es sana y amorosa, el bebe se desarrolla con seguridad y confianza, lo cual es crucial para sus relaciones con los demás y consigo mismo.

Existen muchas formas de fortalecer y ampliar esa vinculación. Son elementos sensitivos, comunicativos y nutritivos. Concretamente las sonrisas, los gestos de cariño, las miradas, los besos, las caricias y abrazos, la voz maternal/ paternal, dar el pecho o el biberón amorosamente, hablar con el bebe, imitar gorgojeos y expresiones faciales, atender, consolar y escuchar el llanto, mecer, sostener, tocar, masajear, piel con piel, cantar o ronronear y todos los actos de contacto y amor fortalecen una relación sana de apego.

Durante el masaje acontecen todos los contactos e interacciones descritos: miradas, caricias, tacto nutritivo, sonrisa, palabras dulces y suaves con la voz de mamá o papá, el olor del bebe y del progenitor…todos los sentidos son estimulados.

Pero además, el masaje infantil tal y como se entiende y promueve en IAIM persevera en las ideas de respeto, calidad del tiempo y presencia durante el masaje. Todos ellos son aspectos cruciales para que la relación de apego sea positiva, la comunicación y comprensión mutua aumente y se fomenten las manifestaciones de amor y los deseos de conectarse.

Recordad siempre que el movimiento o el número de veces que se realiza es lo menos importante. Lo esencial es cómo nos acercamos a nuestro bebé, que le comunicamos, si estamos realmente presentes, conectados, abiertos y disponibles a un intercambio de amor a través de nuestras manos, siempre con su permiso y con esa plácida entrega de quien confía y necesita sentirse amado y valorado.

Carolina Coto
Educadora de masaje infantil y psicóloga
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.